La Biodescodificación es el arte de acompañar a la persona a encontrar la emoción oculta, esencial (el resentir) asociada al síntoma que hay (la enfermedad) para descodificarla y así favorecer la curación mediante la liberación de la emoción que hay en el inconsciente y trascender dicha emoción transformándola. Enric Corbera

¿ PARA QUÉ MI BIOLOGÍA SE EXPRESA DE ESA MANERA?

Juana María Martínez Camacho

FORMACIÓN EN BIONEUROEMOCIÓN: Especialista en acompañamiento en Bioneuroemoción.

Diplomada:

CP-1 Bases de Biodescodificación por la aeBNE (Asociación Española de Bioneuroemoción)

CP-2 PNL (Programación Neurolinguistica) e Hipnosis Ericksoniana aplicadas a la Biodescodificación (Bioneuroemoción).

CP-3 Formaciones Específicas en Biodescodificación (Bioneuroemoción)

tel. 653-936-074

www.centroelim.org

Av. Sudamérica 7 (junto a Plaza Los Libertadores)

Roquetas de Mar- Almería- España

CONSULTAS PRESENCIALES Y POR SKYPE

ieBNE

domingo, 9 de abril de 2017

El nacimiento



Durante los nueve meses de mi gestación, cuando sólo era un feto, todos  mis sentidos ya estaban despiertos y tuve conocimiento de todo lo que mi madre, mi padre y la gente alrededor mío pudieron verbalizar.
Del mismo modo, podía sentir las emociones, los “estados de ánimo” de éstos, en particular mi madre con la cual entretenía lazos privilegiados e intensos.
El modo en que puedo haber interpretado lo que oí o sentí durante este período tendrá una repercusión sobre mis comportamientos en el porvenir.

Por ejemplo, puedo haber tenido la sensación de que “hice padecer a mamá” durante el parto cuando, frecuentemente, ella misma contribuyó a aumentar el nivel de dolor por su ansiedad, sus miedos y también por el hecho que revivía inconscientemente su propio nacimiento el cual pudo haber sido muy doloroso.

Pude interpretar también que a causa de mí, casi se murió mi madre. Entonces arrastraré toda mi vida este sentimiento de culpabilidad “de haber hecho daño a mamá” y lo volveré a vivir de cara a otras personas.

Además, el modo en que se desarrolló mi nacimiento o los medios utilizados para facilitar éste influenciarán también comportamientos que reproduzco en mi vida de cada día y que hacen precisamente referencia al modo en que se produjo mi nacimiento.

A continuación, algunas situaciones más frecuentemente encontradas:

Si nací prematuramente, frecuentemente manifestaré impaciencia: quiero haber terminado una tarea antes de haberla empezado.

Además si estuve colocado en incubadora durante cierto período de tiempo, frecuentemente volveré a vivir la misma soledad profunda y una sensación de vivir impotencia frente a ciertas situaciones o ciertas personas, lo cual me lleva a aislarme y a tener un nivel de energía muy bajo.
Puedo vivir un sentimiento de rechazo intenso por el hecho que tuve la sensación que mi madre me dejó después de mi nacimiento.

Al contrario, si nací con retraso, voy a tener dificultad en ser puntual y  a entregar los trabajos a tiempo. Tomo mi tiempo y me siento frecuentemente desbordado en las cosas por hacer.
También me gusta que las cosas estén hechas a mi modo. Podré demostrar agresividad frente a las personas que quieren hacerme sentir culpable de mis retrasos, porque tendré la sensación que estoy retrasado debido a acontecimientos exteriores.

Un nacimiento que debe estar provocado frecuentemente significa que no estaba listo para nacer; entonces puedo vivir muchas frustraciones que me acompañarán a lo largo de mi vida. También puedo desarrollar una desconfianza para con mi entorno.

Si mi madre necesitó una anestesia para ponerme al mundo, puedo tener tendencia a dormirme en cualquier momento y “anestesio” la realidad, no percibo claramente e interpreto los sucesos a mi modo, según los miedos que entretengo.

Si me encuentro con el cordón umbilical alrededor del cuello, me siento “ahogado” por la gente o las situaciones. Puedo ser más frágil a nivel de garganta, tengo dificultad en expresarme, en comunicar simple y afirmativamente. Tengo tendencia a sentirme “cogido a la garganta”.
Patrick Drouot mencionó en uno de sus libros que un fuerte porcentaje ( más del 60%) de personas nacidas con el cordón umbilical alrededor del cuello tuvieron consciencia durante regresiones que en una u otra de sus vidas pasadas habían sido colgadas.

Si nací por cesárea, generalmente tengo dificultad en llevar mis proyectos a término; un esfuerzo prolongado y constante me es difícil. El desánimo me invade fácilmente. También puede que tenga la sensación de que la vida o la gente me tratan injustamente o, si se quiere, que no tengo el justo pago por los esfuerzos que cumplo para realizar una tarea. “Devolved a Cesar lo que es de Cesar!”

Si nací por el asiento, frecuentemente vivo culpabilidad, en particular porque tengo la sensación de hacer padecer a la gente alrededor mío. Retengo mucho y tengo dificultad en soltar y hacer confianza. Entonces vivo mucha tensión interior.
Todo lo que vivo es difícil y parece durar una eternidad.
También podré tener la sensación de sentirme limitado en mis acciones y en mis proyectos.
Es como si la gente y las circunstancias de la vida se las ingeniaran para que ceda en nuevas acciones que quiero emprender.

Si la utilización de forceps se reveló necesaria, éstos tomando y protegiendo mi cabeza para facilitar mi expulsión durante mi nacimiento, puede que padezca dolores de cabeza, dolores en el cráneo y tenga la sensación de encontrar muchas dificultades en mi vida, en particular al principio de un proyecto o de una nueva relación.
Tendré la sensación de que deberé “aguantar” las circunstancias que se presentan para llevar a bien mi nuevo proyecto o mi nueva relación.

Nacimiento de nalgas, muestro mi identidad sexual al mundo


Puedo preguntar a mis padres los detalles de mi nacimiento. El mero hecho de tomar consciencia de la dificultades vividas en ese momento me ayudará a comprender y a cambiar los comportamientos que derivan de él y pueden disgustarme.

 


PARTO

El parto es quizás una de las experiencias de transición más traumatizantes que exista para el niño que nace. Es un fenómeno natural; yo, como mujer, entrego al niño a quien llevo.
Los dolores del parto pueden estar conectados a diversos miedos, sobre todo los de sufrir y de dar a luz, al dolor acumulado con relación a mi propio niño interior.
Las dolencias o los sufrimientos también pueden proceder del hecho que el niño que va a nacer  me recordará constantemente la realidad y la responsabilidad que quiero tener con relación a mi niño interior.
Puedo alimentar inquietudes frente a esta parte mía compuesta de mi carne y de mi sangre de quien tomo la responsabilidad.

En esta situación, como en muchas otras, el parto trae diversas creencias más
o menos fundadas, por ejemplo, el que hay que sufrir para parir.
Lo cual no necesariamente es verdad, sobre todo en los planos de consciencia superiores. Los dolores pueden más bien traer en mí, sobre todo inconscientemente, el recuerdo doloroso de haber pasado del mundo de la luz al mundo más limitativo de la materia en un cuerpo físico.

Varias preguntas pueden brotar también:
¿Qué pasará después del nacimiento de este hijo?
¿Seguiré siendo tan deseable para mi cónyuge?
¿Soy una buena madre?
¿Tiene mi hijo todo lo que necesita?
¿Es posible que no desee dar a luz porque estoy en un estado de felicidad, amada y más mimada por mi cónyuge?

De cualquier modo, dar a luz es una experiencia formidable.
Permite mostrar realmente mi habilidad a enfrentarme a los momentos de  Transición y cambios futuros. Tengo fe sabiendo que tengo toda la fuerza y la
energía necesarias para traer mi hijo al mundo y cuidarme de él adecuadamente.


El aborto espontáneo es un paro del embarazo antes del día 180 (6,5 meses aproximadamente) de gestación.
En general, se hablará de aborto en el caso de interrupción voluntaria del embarazo
Cuando el aborto es espontáneo, es decir cuando se trata de la pérdida no provocada del feto, se hablará entonces de aborto espontáneo.
Cuando tengo un aborto espontáneo, me pregunto para saber quien deseaba un hijo, yo o mi cónyuge. Inconscientemente, tengo miedo que el niño a nacer cambie mi vida de pareja, mi trabajo, mis costumbres.
Temo no poseer las cualidades necesarias para ser una buena madre y esto puede remontar a momentos vividos en mi propia infancia.

Puede también que el alma que debía encarnarse haya cambiado de idea. Entonces debo quedarme abierta al nivel corazón y poner en marcha las energías necesarias para resolver esta situación “inmadura”; sino, los embarazos futuros corren el riesgo de ser complejos e incompletos.

Amor, responsabilidad y respeto mutuo de los cónyuges (si se da el caso) son los sentimientos esenciales que deben manifestarse si quiero que mi hijo llegue a término.


Un parto prematuro es el que tiene lugar entre la semana veintinueve y treinta y ocho de la ausencia de las reglas.
Cuando sucede éste, puede que no me sienta suficiente madura para llevar a este hijo a término y que desee de un modo no consciente, librarme de él antes que llegue a término.
Puede que quiera   rechazar” inconscientemente a este hijo, igual que yo misma puedo sentirme rechazada a veces.
La angustia, incluso inconsciente, de tener que asumir una responsabilidad para la cual no estoy lista, o el hecho de no  sentirme preparada, puede hacerme “desear ardientemente dar a luz lo antes posible” para acabar con esta angustia de la espera.
De todos modos, que quiero terminar con esta angustia o que reniegue de este hijo, este estado de consciencia se niega conscientemente.

 Me imagino el guión, yo, una mujer que renegase conscientemente a mi hijo? Es posible, pero esta situación se transforma la mayoría del tiempo en rechazo inconsciente de esta maravillosa experiencia.
De cualquier modo, acepto  que todo sucedió para lo mejor, para mí y para el niño por nacer.


martes, 3 de enero de 2017

Biodescodificacion: el inconsciente biológico



Las funciones básicas para nuestra vida, para nuestra supervivencia, son gestionadas por nuestro inconsciente. 
El inconsciente biológico nos conecta con nuestros síntomas, con nuestras enfermedades, también nos conecta con las circunstancias que vivimos, con las relaciones que tenemos: la pareja, nuestro jefe, nuestros amigos, las personas con quienes interactuamos.

El inconsciente biológico nos conecta bajo el filtro de nuestras creencias. Nuestras creencias mas profundas se convierten en el patrón que va a dar forma a nuestras experiencias.

Para el inconsciente, que no vive la dualidad, tal como la entendemos nosotros, la realidad es muy diferente. Para él lo real es igual a lo virtual, imaginario, no puede diferenciar entre lo que ocurre y lo que el cree que ocurre. El reacciona como si todo lo que pensamos, sentimos y vivimos fuera realidad. Hay una línea delgada entre imaginación y la realidad.

El inconsciente vive en la atemporalidad. No hay tiempo, todo es aquí y ahora. Nuestro intelecto lo divide en pasado presente y futuro. Lo que viví, lo que vivo y lo que creo viviré, se manifiestan siempre en ahora.

El inconsciente lo graba todo, lo guarda todo, porque nos puede ser necesario en cualquier momento. Siempre busca protegernos de no volver a experimentar lo doloroso, pero lo hace desde una lógica infantil, donde no hay juicios... Si hemos tenido una experiencia traumática, el guarda todo lo que sentimos, la emoción y el resentir. Por ello, cuando vamos en busca de sanación, tenemos que acceder a ese momento para poder cambiar la emoción.

No podemos cambiar lo sucedido, pero si las asociaciones inconscientes, las emociones que se movilizaron ante el hecho, podemos desbloquearlas y cubrir las necesidades insatisfechas de ese momento por las cuales se movilizo la emoción...

El inconsciente es inocente, él no tiene capacidad de juzgar, el que lo veamos como malo o como bueno, depende de nuestra interpretación en base a nuestras creencias profundas, y no precisamente de él.

El inconsciente te muestra tus creencias en el espejo de la vida. Nuestras verdaderas creencias se reflejan en nuestras creencias mas íntimas.

Para el inconsciente no hay nada externo. Para él todo es uno. Lo que vivimos y sentimos siempre está en nosotros. El inconsciente proyecta sus reflejos en el exterior, atrayendo las situaciones, personas, etc. necesarias para poder sanar lo conflictivo interno....
Si sufrimos es porque vemos sufrimiento, para el inconsciente el que sufre eres tú y la causa del sufrimiento está en ti. Entonces da una solución biológica a la que llamamos enfermedad o síntoma. 
Si tomamos el problema del otro y lo hacemos nuestro, para el inconsciente el problema lo tenemos nosotros y no la otra persona. No solucionamos lo que le pasa a la otra persona sufriendo o preocupándonos, lo que hacemos es agravar el problema o enfermarnos.

La biodescodificación utiliza varias técnicas, herramientas, pero lo mas importante es la toma de conciencia. Cuando el paciente toma conciencia de la influencia que ejercen los ancestros, y que el inconsciente familiar guarda memoria de todos los hechos importantes, entonces está en posición de desarrollar un nivel de consciencia mas elevado.

Un segundo aspecto a tratar en biodescodificación y muy importante, es el Proyecto Sentido, etapa que va de unos meses antes de la concepción, hasta los 3 años de edad.

Otro paso importante es el estudio de la vida contemporánea del paciente, donde se busca el conflicto desencadenante y todos los conflictos programantes. Estos últimos son aquellos con los que la persona recibe el bio-shock emocional, pero no produce síntomas físicos. Quedan en el inconsciente como una alarma, y cuando ésta se produce, cuando la persona vuelve a vivir un conflicto con la misma resonancia que esa "alarma"  o "improta", entonces se desencadena la enfermedad.

Luego de realizar este trabajo, que puede durar una, dos o tres sesiones, se hace una terapia de cambio de valores y creencias, para ponerlas en acción. La persona debe ser testimonio de ella misma frente al mundo. La persona entra en coherencia emocional, y entonces, solo entonces, podemos empezar a hablar de curación integral, de plena conciencia.

La persona vive su vida, aparentemente es la misma, pero todos los acontecimientos han cambiado, todo es diferente. Está en coherencia emocional. 
Al hacer el cambio emocional con respecto a los acontecimientos de su vida, actúa sobre su cuerpo y accede a la curación.


“La relación entre las emociones y el ADN trasciende los límites del tiempo y del espacio” Gregg Braden.


“Toda enfermedad tiene su origen en la separación. Cuando se niega la separación, la enfermedad desaparece” Un Curso de Milagros.”



sábado, 3 de diciembre de 2016

La enfermedad y lo que heredamos de nuestros ancestros


Nuestro cuerpo refleja los problemas o enfermedades heredadas del árbol.

Hemos de  tener en cuenta que en cada zona corporal conviven tres informaciones:

1.-La memoria de nuestro árbol genealógico
2.-La memoria biográfica personal
3.-Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo

1.- La memoria de nuestro árbol genealógico La familia está viva en la piel, en el cuerpo, está hablando. Hasta tal punto que podemos reconocer a nuestro árbol por la huella que este ha dejado en nosotros…

2.-La memoria biográfica personal Desde la manera en la que somos concebidos, hasta el efecto que nos ha causado la regaña del jefe, pasando por el tipo de parto, como nos han acariciado de niños, todo queda escrito en el cuerpo. Por ejemplo, consideramos que el peso de la culpa se asienta en la parte alta de la espalda y los traumas infantiles en los pies. La piel es un gran lienzo en la que queda escrita la historia de nuestras relaciones con el mundo.

3.- Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo Nuestro cuerpo es el mapa físico de nuestra conciencia, un fiel reflejo de cómo funcionamos en las distintas áreas de la vida. Cualquier síntoma físico es una oportunidad para hacernos conscientes de que hay un área en nuestra vida que necesita atención

El cuerpo en su totalidad se inclina al andar: hacia atrás o hacia delante Estaremos huyendo del pasado si caminamos inclinándonos ligeramente hacia delante. Si nos inclinamos hacia atrás al andar tenemos miedo a entrar en la vida.
La cabeza también puede simbolizar al padre y a todos los ancestros varones. Caminar con la cabeza por delante es igual a no reconocer nuestros deseos, andamos refugiados en el intelecto.

Los tumores cerebrales tienen que ver con los secretos escondidos del árbol. Las migrañas con las retenciones sexuales.

Los ojos como conjunto son de carácter masculino.
El ojo derecho es el intelectual, el racional. El izquierdo es el del corazón, el ojo profundo, el de la receptividad.

La boca y las orejas simbolizan el linaje materno (son receptivas). La sordera en el oído izquierdo puede ser algo que no quiero escuchar del linaje femenino.

Los dientes picados son el resultado de la rabia no expresada.

La garganta es el canal de expresión y de creatividad. Tras una amigdalitis se esconde el miedo, las emociones reprimidas y la creatividad sofocada.

El pecho: aquí está la relación corazón-emociones. Si no nos han amado desarrollaremos un pecho endurecido e insensible.

Las manos son el símbolo de la elección. La mano derecha es el símbolo de la elección racional, sin fe. La izquierda es la intuitiva.

Las uñas son nuestras defensas simbólicas… ¿Heredamos uñas de mucho grosor?

La espalda: los problemas simbolizan que cargas a los padres. Si no nos acariciaron de pequeños podemos sufrir una desviación de columna.
En la espalda se van archivando los conflictos no resueltos de nuestro pasado:
-En la parte lumbar está la conexión con nuestra sexualidad y creatividad (los padres)
-En la parte dorsal es la conexión con nuestra parte emocional (los abuelos en el árbol)
-En la parte cervical nos conectamos con nuestro intelecto (los bisabuelos).

El vientre: la madre y todo lo que “digerimos de la vida”.
Los problemas de estómago están asociados al miedo, a la angustia y la ansiedad.

La pelvis se conecta con la sexualidad y con nuestros padres. El miedo a la sexualidad puede traducirse en una pelvis movida hacia atrás.

Las rodillas nos muestran nuestra flexibilidad, nuestra adolescencia. Si vivimos encerrados en nuestro castillo, inflexibles, sufriremos con las rodillas.

Los pies simbolizan el territorio, conectados con nuestra hermandad. Cuando no estamos viviendo nuestra vida, caminamos como un ladrón sin hacer ruido. Si somos hijos de padres divorciados, o separados…las puntas de los pies se separan. Vivimos una época de regresión a la infancia…las puntas de los pies miran hacia dentro. Cuando los pies se inclinan hacia fuera nos señalan que no tenemos un lugar en el mundo.

Somos un espíritu que utiliza un cuerpo de vehículo para pasearnos por esta vida, pero él no es una carrocería inerte, cada célula contiene lo que fueron nuestros ancestros y lo que somos nosotros. 

Y no olvidemos lo que dice el proverbio chino:

“Nada sienta mejor al cuerpo que el crecimiento del espíritu”.


                                                                                          Jodorowski

martes, 15 de noviembre de 2016

LA PSICOGENEALOGÍA

 

Todos tenemos una historia. Una historia de la familia de la cual somos uno de los eslabones, llena de personajes que conocemos bien, padre, madre, abuelos, hermanos o hermanas; y otros de los cuales sabemos poco (o nada), pero su huella subsiste en nosotros a través de los secretos, lo callado, las alusiones, transmitidos por nuestros padres. Este mosaico familiar ejerció sobre nosotros una influencia, tengamos consciencia o no de ello, y está frecuentemente en el origen de repeticiones obstinadas que constatamos sin comprenderlas.
En efecto, ¿por qué elegir a un hombre que nos hace padecer, igual como nuestra madre eligió a un hombre que la hizo sufrir e igual como su propia madre había vivido muerte y pasión a causa de su esposo? ¿Porqué ser víctima de la misma enfermedad que nuestro padre a su misma edad?

La psicogenealogía nos ayuda a operar estas tomas de consciencia necesarias y liberadoras, a descubrir mejor con quienes nos hemos identificado, cual papel familiar hemos asumido sin haber tenido la intención de ello, y a veces obligados y forzados.

Explorar este laberinto, gracias a esta psicoterapia original, nos permite comprender lo que nos determina, nos influencia y constituye el tejido de nuestra vida: cañamazo de guiones genealógicos afectivos, sexuales, intelectuales, profesionales.

Encontramos los mismos cruces de caminos, volvemos a vivir ciertos acontecimientos similares en edades idénticas, reproducimos situaciones equivalentes, formamos parejas similares…

En el curso de esta psicoterapia, se trata de aprender a usar bien la propia historia familiar. Transformamos la herencia psicológica que fue por nosotros fuente de sufrimiento, nos causó heridas narcisistas, humillaciones, sentimientos de vergüenza y culpabilidad. Explotamos los elementos positivos y los adquiridos también transmitidos por la familia. Sobre todo es necesario acabar con repeticiones de los mismos esquemas, los mismos errores que envenenan nuestra propia vida y corren el riesgo de envenenar la de nuestros descendientes.

Si llegamos a reconstituir el puzzle que está formado en nosotros, desenmascaramos estas trampas familiares  y conseguimos así poner fin a lo que algunos viven como una “maldición, un destino infernal”.

Por fin llegamos a curar en nosotros las consecuencias de las neurosis que afectaron los miembros de nuestra familia. Entonces dejamos de ser una víctima para transformarnos en un ser libre de decidir de su porvenir, de sus elecciones. Aunque, igual como en cualquier experiencia psicoterapéutica, el camino es un trabajo, el objetivo es “volver a nacer”. Por fin realizado este trabajo alquímico, la mutación, podemos de aquí en adelante transformar este sufrimiento inicial en energía, perdonar, descubrir la alegría, abrir sus alas.




¿QUÉ NECESITAS PARA ARMAR EL ÁRBOL GENEALÓGICO?

* Averiguar las fechas de nacimiento y defunción hasta la 3º generación.(para comenzar vale que sea hasta la 2º generación, si te es difícil conseguir la 3º)

* Averiguar: muertes prematuras y abortos (provocados o espontáneos), aunque no se conozcan las fechas, el orden en que ocurrieron esos abortos.

* Ver los nombres propios que se repiten en el clan, las profesiones y las enfermedades.

* Averiguar si por esa época había guerra, si estuvieron en campos de concentración, ruinas económicas.

* Buscar secretos (siempre tienen que ver con dinero y sexo). Temas de herencia, incestos, abusos sexuales, hijos ilegítimos o fuera del matrimonio, violencia, etc.

* Repeticiones en accidentes, violaciones, duración de los matrimonios, profesiones, nº de hijos, nº de abortos.

* Fechas que coinciden con acontecimientos especiales (ej. el padre fallece el dia en que su hija se casa o da a luz…).

* Personas que emigran a América y un nieto suyo vuelve al país de origen de ese familiar.

* Ver si coinciden los nacimientos, ej. madre e hijo con fórceps; circunstancias de fallecimiento, de un accidente o de crisis vitales.

* Si tienes conflictos de pareja, fechas nacimiento de el/ella y fechas nacimiento y defunción, si procede, de sus padres.

* Enfermedades de los miembros del clan.

- Luego, según el caso se te pueden pedir algunos datos mas, complementarios.



PROYECTO SENTIDO




Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño.

Muchas vidas están condicionadas por el proyecto sentido, es liberador comprender el porqué de las dolencias, tendencias, adicciones, etc. El proyecto sentido se ve en muchos de los programas que luego revivimos como adultos.

Abarca desde antes de la concepción, la concepción, el nacimiento y hasta aprox. Los 3 años de edad.

Preguntar a mamá que pasaba por la cabeza de ellos antes de concebirte, porqué te concibieron, si fuiste deseado, buscado, o si fuiste un accidente, o un hijo para sustituir a otro (aborto), si querían una niña o un niño, cómo se siente la madre en las relaciones sexuales, cómo la relación con tu padre.

Averiguar el estado emocional de mama durante el embarazo y unos meses antes y después, cual era la situación familiar.

Datos como: vuelta del cordón umbilical, diabetes en el embarazo, hipertensión en el embarazo, placenta previa, desprendimiento de placenta, anemia, nacimiento prematuro, uso de incubadoras, hemorroides, incompatibilidad sanguínea. Parto natural, por cesárea. El contexto económico, político, social.




CONSULTA- CITA PREVIA: 653-936-074

juani593@hotmail.com


consultas presenciales                                      consultas por skipe

viernes, 4 de noviembre de 2016

Biodescodificación Biológica. ¿En que consiste la terapeutica?


En Biodescodificación Biológica, la terapia consiste en primer lugar en un encuentro con la persona en su realidad biológica y medioambiental: su familia, su oficio, lo que tiene sentido para ella... 

En segundo lugar, puede darse en la terapia una fase de educación, de información, sobre el sentido de la enfermedad y sobre la importancia de cómo vive los acontecimientos, de las emociones y sentimientos.

En tercer lugar, la psicobioterapia consiste en acompañar a la persona a conectar con su realidad emocional, más que cognitiva; ya que todo síntoma, ya sea orgánico, psíquico o conductual, procede de un hecho exterior que se ha convertido en emocional.

 En esta etapa, la terapia apunta a volver a poner en movimiento una emoción bloqueada, inmovilizada. Todo shock tiene el efecto de congelar la emoción. 

Existe, pues, un ciclo de la emoción: viene del exterior, se interioriza en nosotros y debe volver al exterior. La enfermedad es, de alguna manera, una cristalización de esta emoción, un estancamiento de ese movimiento que es la emoción. 
En la etimología misma de la palabra se encuentra el concepto de «moción», movimiento, agitación. La terapia consiste, pues, en devolver el movimiento para permitir que esta realidad emocional regrese al exterior bajo una forma u otra. 

Ya se trate de una creación artística, de un juego de rol, de una abreacción, de llantos o de movimientos del cuerpo. Se trata siempre de una descarga emocional, de una expresión de lo que se ha impresionado.

La psicobioterapia se interesa por el sentido, como la persona etiqueta, interpreta los hechos, los datos exteriores y les atribuye un sentido. Este etiquetado, este sentido atribuido, que pertenece a cada uno, nos puede hacer sufrir, o puede llevarnos a que nos abramos. Es este sentido, esta etiqueta, la que marca toda la diferencia. 

Por ej. Pueden despedirme de un trabajo, y lo puedo interpretar como que este mundo es una injusticia, o puedo verlo como la oportunidad de hacer algo que estaba postergando y poder realizar mis sueños…, etc. 
Este sentido, esta interpretación que le de a lo que me sucede, producirá una emoción que, por tanto, puede ser completamente dolorosa, penosa, o, por el contrario, positiva y fructífera. De un “mal” aparente puede brotar un “bien”, mientras que, a veces, un “mal” provoca otro y otro más. 
El bioshock es un koan que ha ido por el mal camino.

A veces, la sola toma de consciencia, resuelve el conflicto, sin embargo, la gran mayoría de las veces, las personas necesitan que las acompañen para pasar la descarga emocional y para poder realizar una readaptación del sentido. 

La enfermedad es una solución que se ha detenido por el camino, se trata de exteriorizar lo que se ha bloqueado, lo que se ha congelado en el interior, poder cambiar el sentido y cubrir las necesidades insatisfechas saludablemente.


lunes, 22 de agosto de 2016

Puertas de entrada: niveles del ser humano



Sea para caer enfermo o para curar, se puede intervenir por una de las cuatro puertas de entrada que son: el psiquismo, el cerebro, el cuerpo y la energética:

1. El pensamiento, la vida mental, abstracta, la imaginación, la sugestión, la hipnosis, los placebos… Hay sueños que ponen enfermo. Por ejemplo alguien que, por una pesadilla, reactiva un conflicto, un drama y se despierta haciendo una crisis de asma.

2. Los meridianos energéticos con los puntos de acupuntura. Juegan un papel de antena. Permiten que el terapeuta no sólo tome la información sobre el estado interno del paciente, sino que trate los síntomas. Porque cuando el terapeuta coloca una aguja en un punto de acupuntura, da una información transmitida por el meridiano hacía el cerebro, creando así un re - equilibrado energético con impacto en los otros tres polos (psiquismo, cerebro, cuerpo).

3. El cerebro (operación, traumatismo cráneo, alcohol, drogas, medicamentos, que actúan en los intercambios químicos directamente en el cerebro).

4. El cuerpo. Si he comido setas venenosas, vomito; si el sol quema mi piel, bronceo. Irradiaciones radioactivas destruyen los glóbulos sanguíneos…


La toma de consciencia de la unidad de los diferentes niveles del ser humano en el paso a la enfermedad, es muy tranquilizadora en el sentido que es la misma unidad que está en acción en el paso en curación. Si ya no tengo conflicto, ya no tengo enfermedad.

Por otra parte, una información a un nivel, nos permite deducir lo que sucede a los otros tres niveles. Por ejemplo, si una toma de sangre revela una anemia, se puede hacer la hipótesis que la persona vivió una desvalorización, y sobre el escáner, se podrá ver una imagen en una zona concreta de la médula del cerebro. 

Si el escáner revela una imagen a nivel del tronco cerebral, se deducirá la presencia de un conflicto de tipo más arcaico importante.

Por el meridiano energético, se puede descubrir una debilidad a nivel del hígado por ejemplo, y en la historia de la persona, se puede esperar a que haya ocurrido un golpe no resuelto de “miedo de carecer”.

Por el anamnesis, si el paciente vive una descarga emocional sobre al experimentado, se puede esperar una imagen en el escáner del cerebro, que corresponde a tal síntoma físico.

A nivel de la terapia, tratando a alguien a nivel del psiquismo, se trata al mismo tiempo el cerebro, el cuerpo y la energía. Tratando lo vivo a un nivel, se tratan los demás al mismo tiempo.

En cuanto a la multitud de terapéuticas actualmente propuestas, todas pueden por lo tanto ser eficaces. 

Pero una terapéutica realmente eficaz es una terapéutica que permita que no haya marcha atrás posible, por lo tanto con una re - orientación de todo el individuo realmente.

Diría, de modo algo abrupto probablemente, que hay dos formas de terapias: hay la tirita, porque la tirita esconde la llaga; pero para encontrar la salud, hay que pedir a la persona “¿Qué siente ud?”, buscar la emoción que está debajo de la tirita.

La terapia “irreversible”, la que hace pasar al paciente en la tercera fase de la enfermedad, hace que la emoción dolorosa unida al golpe ya no pueda ser vivida del mismo modo.

La curación profunda es la que libera la emoción, ya que el síntoma, es emoción cristalizada.

El síntoma puede compararse a un cubito de hielo. Cuando la persona empieza verdaderamente a hablar de su problema, hace derretir el cubito. Pero cuando está transformado en agua, puede aún fácilmente volver a ser hielo.

Cuando la persona se autoriza a expresar sus emociones y cuando llora, esta agua se va y se transforma en vapor. Es la descarga emocional, la abreacción. 

Ya es mucho más difícil que el vapor vuelva a ser hielo. 

Si se sigue “calentando”, si se va más lejos, este vapor de agua se disuelve más y desaparece en el aire.

Hay separación entre los átomos de hidrógeno y los átomos de oxígeno: es, en la terapia, la dimensión simbólica, como la prescripción de actos simbólicos, manchas metafóricas de Milton Erickson, o los actos psicomágicos de A. Jodorowsky.

Después de haber hecho tal acto, nunca más será como antes. Ya es ahora sumamente difícil que estas mismas moléculas de hidrógeno por un lado, de oxígeno del otro, puedan asociarse de nuevo para volver a ser hielo, un síntoma, porque se han separado. Es una curación muy profunda.


Volvemos a encontrar aquí diferentes dimensiones de las terapéuticas:

-Primera terapia: tratamiento médico.

-Segunda terapia: la palabra (psicoanálisis…)

-Tercera terapia: emocional (rebirth…).

-Cuarta terapia: dimensión simbólica, paso al acto (prescripción de tarea…)


                                            Fuente: Mi cuerpo para curarme
                                                                     Christian Fleche